Juan Gabriel (horizontal-x3)
Juan Gabriel se presentó en la Isla por última vez el 1 de marzo de 2015. (Archivo / El Universal)


Un verdadero talento irrepetible  se apagó ayer con el deceso del cantautor mexicano Alberto Aguilera Valadez, conocido mundialmente como Juan Gabriel, “el Divo de Juárez”, y sin duda, divo de América Latina, pues con su talento y carisma definió ese término tan abusado hoy en día y que solo debe ser reservado para las estrellas genuinas.


 El autor de melodías que son  clásicos del cancionero popular hispanoamericano, como “Querida”, “Amor eterno” y “Hasta que te conocí”, entre cientos de otras más, falleció a los 66 años, de un infarto, en la ciudad de Santa Mónica, California, dos días después de dar su último concierto en el Fórum de Los Ángeles, según confirmó su oficina. 


 


 


“Alberto Aguilera Valadez el día de hoy completó su tiempo y se graduó de la vida”, decía el correo electrónico emitido por uno de sus representantes. “Ha pasado a formar parte de la eternidad y nos ha dejado su legado a través de Juan Gabriel, personaje por él creado por toda la música que ha sido cantada e interpretada a lo largo y ancho del este mundo. Juan Gabriel, no ha muerto, por que como Alberto decía, ‘Mientras exista alguien que cante mis canciones, Juan Gabriel vivirá’”.


La relevancia de Juan Gabriel es tal que fue el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien dio la noticia a medios de su país.


“Lamento la muerte de Juan Gabriel, uno de los grandes íconos musicales de nuestro país. Mis condolencias a sus familiares y amigos”, escribió en Twitter,  Peña Nieto. “Una voz y un talento que representaban a México. Su música, un legado para el mundo. Se ha ido muy pronto. Que descanse en Paz”.


Juan Gabriel se encontraba de gira por Estados Unidos con su espectáculo “MeXXIco Es Todo”, con el que actuó el 26 de agosto en el Forum de Los Ángeles y que finalmente se convirtió en su último concierto.


De hecho, como parte de esta gira, Juan Gabriel tenía previsto regresar al Coliseo de Puerto Rico el 30 de octubre, escenario en el que se presentó el 1 marzo de 2015.  


El medio especializado Billboard, en su crónica del último recital del artista, describió que cantó durante “dos horas seguidas” y ensalzó la energía del artista sobre el escenario. No obstante ayer otros medios especializados que cubrieron el evento subrayaron que el intérprete lució cansado y que varias veces entonó sus temas sentado. 


Estaba previsto que Juan Gabriel continuara con su tour ayer en la ciudad texana de El Paso para, posteriormente, seguir recorriendo la geografía estadounidense con paradas en ciudades como Las Vegas, Miami o Nueva York.


Alberto Aguilera Valadez, su verdadero nombre, nació en Parácuaro (Michoacán) el 7 de enero de 1950 y tuvo una infancia difícil, en la que pasó 15 años internado en un Centro de Mejoramiento Infantil, donde compuso su primera canción a los 13 años y debutó en 1965 en el programa “Noches rancheras”.


A lo largo de su carrera, compuso e interpretó temas que marcaron la historia musical de México y, por extensión, América Latina, como “Se me olvidó otra vez”, “Con tu amor” y “Así fue”.


Se desenvolvía con facilidad en varios géneros musicales como el mariachi, la balada, la ranchera, el pop y la música norteña y era conocido también por sus grande dotes de “showman” en el escenario.


 


 


Uno de sus últimos discos, “Mis 40 en Bellas Artes”, lo publicó en 2014 para celebrar los 40 años que lleva en la música, una grabación en directo de un concierto en vivo en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y en él recopiló canciones como “Querida”, “La diferencia”, “Siempre en mi mente” y "El Noa Noa”.


Hace apenas una semana Juan Gabriel dio muestras de su perenne vigencia, pues debutó en el primer puesto de la lista de Top Latin Albums de Billboard con su disco “Vestido de etiqueta por Eduardo Magallanes”.


En abril de este año fue ganador del premio Top Latin Album en los Billboard a la Música Latina con el disco de colaboraciones de 2015 “Los dúo”, cuyo éxito de ventas empujó al cantante a sacar una segunda parte titulada “Los dúo 2”.


Según la Academia Latina de la Grabación, ha vendido más de 100 millones de discos en el mundo y cuenta con más de 1,500 canciones escritas.


Destacó tanto por su faceta como cantante como de compositor y productor para otras grandes estrellas, entre las que destaca la mexicana Lola Beltrán, el canadiense Paul Anka y la española Rocío Durcal.


En los últimos años estuvo delicado de salud, especialmente en 2014, cuando una neumonía lo mantuvo apartado de los escenarios varios meses, si bien apareció tiempo después aparentemente recuperado.


Su vida y sus canciones


El “Amor eterno” que popularizó Rocío Dúrcal fue un himno elegíaco de Juan Gabriel a su madre, que lo mantuvo lejos de su regazo en sus primeros años de vida y murió en 1974.


Aunque fue el tema “No tengo dinero” en 1971 el que llevó al estrellato a Juan Gabriel, el nombre por el cual se decantó Alberto Aguilera Valadez como homenaje a su maestro de escuela Juan Contreras y a su propio padre, de nombre Gabriel.


Aunque nació  en Parácuaro, un pueblo de labriegos del estado mexicano de Michoacán, creció en la norteña Ciudad Juárez, en la frontera de México con Estados Unidos, en la que comenzó a cantar con el nombre de Adán Luna, con el cual se hizo popular a nivel local.


De Ciudad Juárez salió con su cuaderno de canciones a probar fortuna en la capital mexicana, donde antes de volverse famoso, pisó la cárcel al ser acusado injustamente de un robo y pasó 18 meses ingresado en la tétrica prisión de Lecumberri, que databa de la época del porfiriato (el régimen de Porfirio Díaz, de 1876 a 1911).


La cantante folclórica Enriqueta “Queta” Jiménez le ayudó a recuperar su libertad y ella misma hizo la primera grabación de un tema de Juan Gabriel titulado “Noche a noche”, ella lo recomendó para hacer su primer disco.


 


 


Al éxito de“No tengo dinero”, le siguieron su famosa interpretación de “Me he quedado solo”, al tiempo que triunfaba como autor con “No se ha dado cuenta”, que grabó Roberto Jordán; “Tú sigues siendo el mismo”, de Angélica María; “Juro que nunca volveré”, de Lupita Dalesio, y “Cuando me vaya de tu lado”, de Mónica Igual.


Su fama creció en México y en América Latina a la par de cada uno de sus éxitos, entre los que también sobresale “Siempre en mi mente”.


Un capítulo aparte de gran resonancia musical derivó de su amistad con Rocío Durcal, la española que cambió de estilo de cantar los temas de su amigo con mariachi. De esa afinidad surgieron grandes canciones como “Amor eterno” “Quédate conmigo esta noche”, “Fue un placer conocerte”.


La década de los años 1980 vio pasearse por los escenarios a un Juan Gabriel en la cúspide de la fama con canciones como “Ya lo sé que tú te vas”, “No vale la pena”, “Caray” y “Déjame vivir”, a dúo con Dúrcal.


El concierto que ofreció en 1990 en el prestigioso Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, tras romper atavismos y vencer opiniones negativas del mundo intelectual, está considerado como uno los más espectaculares y monumentales que protagonizó. Volvió a este recinto en 1997.


A principios de la última década del siglo pasado entró en conflicto con su compañía discográfica por los derechos de sus canciones y pasó casi dos lustros en silencio hasta que llegó a un acuerdo judicial que le permitió recuperar la propiedad intelectual de sus trabajos.


Lejos de los escenarios, Juan Gabriel ha sido reconocido como una persona de gran bonhomía y un filántropo con obras como una casa para niños en Ciudad Juárez en la que se imparte educación y se enseña música.


En cuanto a su vida familiar, aunque nunca se casó tuvo un hijo, Iván Gabriel y adoptó cuatro hijos de su amiga Laura Salas. En una entrevista con el periodista Fernando del Rincón, éste le preguntó sobre las dudas que existían sobre su sexualidad a lo que respondió con una frase que se volvería tan famosa como una de sus canciones: “Dicen que lo que se ve no se pregunta, mijo”.


Al cierre de esta edición no estaba definido cómo transcurrirán las exequias fúnebres del artista.


Consternado su productor de Puerto Rico


El productor  César Sainz, responsable de traer por más de 10 años a Juan Gabriel a Puerto Rico sostuvo que el legado del cantautor es inimaginable cuando se habla de cantarle al  amor. De hecho, Sainz era  el productor responsable de traerlo en  concierto  el próximo  30 de octubre  en el Coliseo  José Miguel  Agrelot. 


“Esta  noticia va a  paralizar  el mundo  del entretenimiento. Se trata  del compositor  más  importante  de América Latina. Nadie  le escribe  ni le canta al  amor  como  Juan  Gabriel”, sostuvo  el productor  quien repite esta vivencia pues era quien traía en concierto a la Isla al cantautor argentino Facundo Cabral, y quien como le ha sucedido con Juan Gabriel, falleció  dos meses antes de presentarlo en Puerto Rico.